Saltar al contenido

Cómo calcular el finiquito

Saber cómo calcular el finiquito, es decir, conocer cuánto nos van a pagar, luego de finalizar un contrato para una empresa en una larga jornada de laboral de trabajo, es una información muy necesaria, puesto que siempre deseamos ser beneficiados de la mejor forma posible. 

Favorablemente, cuando estamos trabajando de esta forma y es hora de que la empresa presente el finiquito que vamos a obtener, el resultado será enfocado a nuestro favor. 

Por eso, para saber un aproximado de cuánta va a ser tu ganancia semestral o anual, te invitamos a que aprendas cómo calcular el finiquito aquí. 

Índice

    ¿Qué es un finiquito?  

    El finiquito es un acuerdo que propone pagar una empresa a su trabajador justo antes de finalizar un contrato laboral. El mismo, tiene como propósito finiquitar los lazos laborales entre ambos, luego de terminar un contrato laboral suscrito bajo un tiempo específico, por razones particulares de la empresa, circunstancias del trabajador, u otras causas. 

    Su resultado se datará en un documento con datos específicos, que variarán de acuerdo al asunto por el cual se deba proveer el finiquito. Posteriormente, pasará a considerarse su aceptación por parte del trabajador y de acuerdo a esto, se pagará o no el monto acordado.

    Es importante aclarar que el monto del finiquito solamente se podrá cancelar luego de cumplir con el trabajo o el contrato establecido, ya que de ser antes y sin consumar lo acordado, se estaría hablando de indemnización por despido (no hay que confundir estos términos).

    Partes de un finiquito 

    • Membretes e identificación: Es importante que el finiquito conste con el nombre de la empresa, su localización y NIF (Número de Identificación Fiscal). Igualmente, los datos del trabajador deben estar formulados con el NIF y el Número de Seguridad Social. 

    • Retribuciones: En este segmento la empresa deberá mencionar qué asunto desea indemnizar. De esta forma, podrá decidir el salario justo que le corresponde al trabajador.

    Entre estos asuntos se pueden detallar pagas de más, salarios aplazados, compensaciones por trabajar en vacaciones o cantidades de dinero particulares. 

    • Presunciones: Es donde la empresa determinará qué montos serán cancelados y cuáles no según lo justo, sin dejar de compensar al trabajador ni de pagarle un estimado de lo acordado, pues guardando lo último, tendrá la libertad de realizar todas las cuestiones que considere oportunas. 

    • Paga total: Este apartado designará cuál es el monto final conocido de la resta entre las retribuciones y las presunciones, siempre con un resultado positivo. 

    • Certificación: Demarcará el último paso para realizar un finiquito y el más controversial para que se logre su validez, pues, se trata de establecer un acuerdo mutuo y firmado entre la empresa y el trabajador, para poder indemnizar el monto acordado. 

    Por tanto, si ambas partes no están de acuerdo se podrá reclamar antes de cobrar la indemnización según sea el caso. 

    ¿Qué sucede si no estoy de acuerdo con la liquidación?

    Si el trabajador ha leído detenidamente cuál será su finiquito y no está de acuerdo con el monto estimado por la empresa, aún tiene las siguientes opciones: 

    Antes de firmar el finiquito

    Deberá constatar que no está conforme para evaluar si existe otra solución. En esta medida puede apoyarse con un representante legal. Aun así, seguirá teniendo el derecho de recibir su indemnización

    Después de firmar el finiquito 

    De haberlo firmado, aún tendrá la opción de reclamar de no haber estado de acuerdo con las cláusulas propuestas antes de recibir la indemnización, no obstante, es fundamental que cuente con el apoyo de un representante legal. 

    Aprende cómo calcular el finiquito 

    Calcular el finiquito no solo dependerá de alguna fórmula matemática específica, sino también de todas las circunstancias que juegan en torno al desempeño laboral del trabajador liquidado. 

    Por eso, es necesario comenzar indicando que el formato establecido para calcular el finiquito es restar las retribuciones de las presunciones. Asimismo, todo dependerá de factores como:

    Días extras:

    Cuando el trabajador cumple una jornada extra de trabajos fuera del calendario establecido y deja de disfrutar sus vacaciones, la empresa se debe hacer cargo de cancelar cada día de más.

    Horarios extra:

    Si el trabajador se llega a pasar del horario laboral a petición de la empresa, o si sus actividades exceden el tiempo establecido, la empresa deberá indemnizarlo.

    Préstamos:

    El trabajador podrá solicitar anticipos de salarios, así como también prestaciones salariales a la empresa. 

    Preavisos:

    Esta sección se divide en dos, puesto que están los “permisos remunerados”, así como los “no remunerados” los cuales la empresa no tendrá la responsabilidad de cancelar, como por ejemplo: situaciones personales, muerte de algún familiar, etc., todo según la contratación colectiva. 

    Situación de despido:

    Aquí se formulará el motivo por el cual se despedirá. Ya sea por razones de finalización de contratos, retiro del trabajador o sanciones, que también influirán puntualmente, puesto que si es por razones procedentes como la finalización de un contrato, para calcular el finiquito la empresa deberá cancelar un monto multiplicado por cada año laborado. 

    Causas por las cuales ocurre el finiquito 

    Retiro procedente e improcedente

    El retiro procedente es el que se efectúa por causas lógicas establecidas, es decir, que ya estaba constatado desde un primer momento que iba a suceder. Para este caso para calcular el finiquito solo hay que multiplicar por cada año de trabajo 20 salarios, con un monto máximo de 12 meses extra a convenir

    Por otro lado si la empresa decide que ya es hora de cortar lazos laborales porque han  cumplido su objetivo principal, de forma improcedente el trabajador recibirá por año trabajado 45 días de paga, de los cuales podrá reclamar un máximo de 42 meses laborados

    Retiros disciplinarios

    Son los que se proponen si el trabajador ha incumplido alguna falta laboral. Al ser procedente, la empresa deberá cancelar un monto multiplicado entre los años trabajados y  45 días de paga laborada antes del 2012, de los cuales podrá reclamar un máximo de 42 meses y de esta manera se podrá calcular el finiquito. De ser después del 2012 (gracias a la reforma laboral) solo se cobrarán 33 días de paga multiplicada por los años laborados y reclamar un máximo de 24 meses de salariales adicionales. 

    Sin embargo, los despidos disciplinarios no procedentes no recibirán ningún tipo de liquidación. 

    Despido grupal 

    Este tipo de despido se impone cuando hay un acuerdo colectivo de parte de los trabajadores de la empresa. Para calcular el finiquito se debe saber que solamente se recibirá un estimado de 20 días de paga multiplicada por los años laborados y un monto máximo a reclamar de 12 meses.