Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer para no pagar tanto en la declaración de la renta por haber estado en un ERTE?

Ante la situación de pandemia muchas empresas se vieron en la necesidad de reducir sus nóminas. Si te ha tocado estar en un ERTE seguramente tendrás que pagar una cantidad más alta en tus impuesto. Pero, qué puedes hacer para no pagar tanto en la declaración de la renta. 

Acompáñanos te diremos todo lo que debes saber al respecto.

Índice

    ¿De cuánto debe ser el ingreso para hacer la declaración de la renta estando en ERTE?

    Si estuviste en ERTE durante el 2020, debes tomar en cuenta el conjunto de los rendimientos brutos del trabajo correspondientes al año anterior. Los montos no pueden superar las siguientes cantidades:

    • 14.000 €.
    • 22.000 €. Solo si la suma de los montos percibidos del segundo y siguientes pagadores, por orden de cuantía, no supera los 1.500 € del año en conjunto.

    Por ejemplo, si el Servicio Público de Empleo Estatal pagó una cantidad bruta anual de 1.500 € en 2020, y la empresa pago 16.000 , se crea la obligación de presentar la declaración de la renta correspondiente al año pasado.

    Esto debido a que el total de 17.500 de rendimiento bruto del trabajo es de más de 14.000 € anuales (que se tiene en cuenta al superar los 1.500 anuales el pagador que paga una cuantía menor). 

    ¿Qué ocurre si hay dos pagadores?

    El hecho de que tengas la obligación de presentar la declaración del año 2020 no implica necesariamente que debas pagar. Sin embargo, haber estado en ERTE sí aumenta las probabilidades de tener que realizar el pago.

    Se debe analizar los montos de la declaración, y las retenciones que ya se pagaron durante 2020.

    Si el SEPE no realizó ninguna retención de IRPF en los pagos hechos durante el ERTE, la probabilidad de pagar aumenta.

    Deducciones y errores que reducen el pago del impuesto 

    Cuando se tiene una familia numerosa, monoparental con dos hijos, ascendientes o descendientes con discapacidad a cargo, que no reciban ningún monto anual por alimentos no se encuentran afectadas, porque se vinculan al alta en la Seguridad Social o al cobro de prestaciones. 

    Sin embargo, en el caso de la prestación por maternidad, cuando se tienen hijos menores de 3 años, la relación se vincula con un trabajo por cuenta propia o ajena, por lo que sí se interrumpe por un ERTE o cesa la actividad, ya no se cumplen los requisitos para cobrarla. 

    Ahora bien, si el SEPE a cometido un error en los pagos, y las cantidades han sido reclamadas, siendo estas efectivamente devueltas en el año contable, los datos fiscales se consideran correctos y se deben reflejar en los ingresos reales.

    Y, en los casos en los que el SEPE ha solicitado el reintegro del pago indebido y la devolución no se ha realizado hasta 2021, en el borrador posiblemente no aparezca el ajuste. Esto significa que el contribuyente tendra que cambiar el borrador para consignar y reflejas las cantidades reales cobradas una vez que se descuente la devolución. 

    Si el SEPE no ha realizado el reintegro para el momento en el que se debe presentar la declaración, el contribuyente solo tendrá que declarar los ingresos recibidos

    Cuando el SEPE solicite el reintegro y este se realice entonces el contribuyente deberá solicitar la rectificación de autoliquidación y modificar la declaración, recuperando las cantidades tributadas de más.

    ¿Qué se debe hacer en la declaración de la renta?

    Lo ideal es revisar bien todos los datos que se estan declarando antes de confirmar el borrador. Hay que ser muy cuidadoso al reflejar los montos sobre todos aquellos relacionados con los pagos realizados por el SEPE y tomar en cuenta las posibles devoluciones.  

    Para evitar problemas con el ERTE en la próxima declaración de la renta lo recomendable es guardar el dinero que se está adelantando por no retenerse la cuantía ya que después se tendrá que reclamar en la declaración de la renta.

    También se recomienda que los trabajadores soliciten a la empresa o directamente al SEPE, que retenga una parte de sus ingresos para evitar que cuando se tenga que pagar el monto no sea tan alto.  

    Además, esto obligará a que presenten la declaración personas que no lo tenían que hacer por el momento. Es decir aquellos que al cobrar menos de 22.000 brutos al año de un único pagador, o de varios si entre el segundo y los siguientes no sumaban más de durante 1.500 durante el ejercicio.

    En estos casos se podría decidir si se presenta la declaración de la renta o no, todo va a depender del monto final.

    El ERTE y la declaración de la renta van muy de la mano, así que lo recomendable es prestar atención a los montos cobrados.