Saltar al contenido

¿En qué consiste el Despido Exprés?

Suscríbete gratis a nuestra lista de correo electrónico dónde una vez por semana te enviamos un email informándote de las novedades en cursos y ayudas!

¿Qué sucede si el empleador admite voluntariamente que el despido es improcedente en la carta de despido?

¿Qué medidas de protección tienen los trabajadores para este tipo de despidos?

¿Qué es “Despido Exprés”?

Hasta la reforma laboral de 2012, el empleador podía admitir que el despido fue improcedente en la carta de despido, y al mismo tiempo pagar a los trabajadores la indemnización correspondiente.

Por lo general, este tipo de despido se realiza mediante despido disciplinario, y no se confirma el motivo, en la carta se admite que el despido es inadmisible sin prueba.

Tras reconocer la improcedencia, la empresa aceleró los trámites, evitando la denominada tramitación salarial y teniendo que acudir a los tribunales y someterse a sentencias judiciales.

Tras la reforma del Real Decreto 3/2012, esta práctica ya no está permitida.

Frente a los tradicionales Despidos Exprés. ¿Qué deberían hacer los trabajadores?

Algunos empleadores aún no han sido informados de los cambios legislativos y continúan utilizando el tradicional despido exprés, admiten la improcedencia en la propia carta de despido y pagan la indemnización correspondiente a los trabajadores.

En estas circunstancias, se recomienda que los trabajadores presenten una papeleta de mediación para la conciliación administrativa, y el empleador debe reconocer nuevamente la inadmisibilidad del despido. Si esto no se hace, los trabajadores pueden tener problemas con el Servicio Público de Empleo y la Agencia Tributaria.

Contratiempos que se pueden ocasionar para recibir prestaciones por desempleo tras el Despido Exprés.

Uno de los motivos de la anulación del despido exprés es evitar el elevado índice de fraudes en los despidos disciplinarios, considerando que en realidad ocultan el acuerdo entre la empresa y el trabajador para rescindir la relación laboral. Este es el llamado “arreglar el paro”

Al considerar el acuerdo entre las dos partes, el trabajador no se considera desempleado legalmente y, por lo tanto, tiene el mismo efecto que el permiso voluntario. En otras palabras, incluso si han acumulado suficientes cotizaciones, no tienen derecho a prestaciones o subsidios por desempleo.

En estos casos, para prevenir fraudes legales, el centro de servicios públicos de empleo generalmente requerirá prueba del pago de compensación o papeleta de conciliación, y presentará una demanda cuando corresponda.

¿Cómo se tributan las indemnizaciones?

Por norma general, la indemnización obligatoria por despido prevista en la Ley de Trabajadores está exenta del impuesto sobre la renta, pero en algunos casos el límite es de 180.000 euros

En concreto, la exención fiscal no se aplica a la compensación pactada entre el empleador y el trabajador.

Una nueva situación desde la reforma laboral. Despido Exprés encubierto.

Si bien en el Real Decreto 3/2012 quedó claro que desaparecerá el despido exprés, esto no es del todo cierto. Aunque desapareció del artículo 56 de E.T. El empleador reconoció la improcedencia del despido en la carta. En la práctica, la empresa sigue reconociendo la inadmisibilidad del despido acudiendo al servicio regional de mediación laboral, donde puede reconocer la improcedencia del despido.

En estas circunstancias. ¿Cómo deben actuar los trabajadores?

Normalmente, cuando la propia empresa comunica el despido (habitualmente una acción disciplinaria), comentará a los trabajadores que admitirá que el despido es improcedente.

En estos casos, el empleador suele informar al trabajador de los trámites a seguir, el monto de la indemnización que le corresponde, e incluso entrega la papeleta de mediación firmada y presentada por el trabajador.

Posteriormente participará en la mediación administrativa, momento en el que la empresa reconocerá la improcedencia del despido y negociará con los trabajadores sobre la forma de pago.

En otros casos, los trabajadores deben firmar la papeleta de mediación, esperar el cumplimiento de la promesa de la empresa y reconocer la improcedencia del despido en ese momento.

Alternativas de los trabajadores antes de admitir la improcedencia

Si el trabajador no acepta admitir la improcedencia y cree que su despido está relacionado con determinadas causas discriminatorias, puede solicitar que el despido sea declarado nulo en la papeleta de mediación.

Normalmente, el juez es el encargado de declarar inválido el despido, por lo que es necesario presentar una papeleta de mediación antes de entablar una demanda.

Si el juez finalmente declara que el despido es nulo, el resultado es que el trabajador es reintegrado en las mismas condiciones que antes del y deberá recibir el salario desde la fecha del despido.

Las razones para solicitar el despido exprés están especialmente relacionadas con los derechos y libertades de maternidad o sindicales.

Los siguientes despidos pueden considerarse inválidos:

  • Las trabajadoras son despedidas durante el embarazo y la baja por riesgos durante el embarazo, baja por maternidad y riesgos durante la lactancia natural.
  • Trabajadora víctima de violencia de género.
  • Los trabajadores tienen la condición de representante de los trabajadores.
  • Trabajadores que iniciaron acciones legales contra la empresa y fueron despedidos en represalia.

A tener en cuenta

Incluso con regulaciones en sentido contrario, el despido en este país sigue siendo posible. Finalmente, el despido es una cuestión de dinero.

Por este motivo, se aconseja a los trabajadores que consulten a expertos en este tipo de despidos que la empresa realiza.

Explicación en vídeo:

¿Qué es el despido exprés?

Este no consistía más que en reconocer la improcedencia del despido en la misma carta del despido, abonando la indemnización de 45 días de salario por año trabajado, y por ello anulando las pocas posibilidades de readmisión

¿Qué pasa si la empresa reconoce la improcedencia del despido?

Por lo tanto, si el juez reconoce como improcedente el despido, la empresa tiene la opción de reincorporarnos a su puesto de trabajo, y en dicho caso, el trabajador tendrá la obligación de hacerlo además de devolver la indemnización por despido objetivo que hubiera percibido.

¿Cuándo se considera un despido nulo?

El despido será nulo cuando atente contra los derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador. No te pueden despedir por razón de nacimiento, raza, sexo, religión u opinión, ni por otra condición personal.

¿Cómo evitar un despido nulo?

El despido nulo conlleva la inmediata readmisión del trabajador y el abono de todas las cantidades correspondientes al tiempo que estuvo despedido. Para evitar incurrir él, las causas del despido deben ser objetivas y no discriminatorias.