Saltar al contenido

¿Cómo saber si estás ante falsos prestamistas por internet?

Hoy en día, puedes encontrar variedad de opciones a la hora de adquirir un crédito; sobre todo por internet. Estos avisos, si bien pueden parecer interesantes, aguarda a un gran número de falsos prestamistas que ofrecen créditos no legales.

Muchas personas, debido al declive económico, acuden a préstamos desesperadamente en búsqueda de salir de un bache económico con urgencia. 

Pero, algunos servicios no siempre aparentan lo que parecen a simple vista. Por ello, y con motivo de informar y concientizar, queremos que sepas pasos para identificar a falsos prestamistas por internet. ¡Toma nota! 

Índice

    ¿Quiénes son los falsos prestamistas por internet y quienes pueden no serlo?

    Primeramente, a diferencia de los falsos prestamistas por internet, los prestamistas legales, normalmente no piden a los clientes previamente dinero para sus servicios. Asimismo, los que comercializan con créditos legales, ofrecen préstamos rápidos y personales, siguiendo siempre la normativa vigente (tal como Fintech).

    En cambio, entre muchas otras, los prestamistas falsos o no legales, suelen ofrecer créditos lentos que a su vez solicitan un pago previo. 

    Pasos para identificar prestamistas falsos en internet

    Identificar un préstamo falso no es tarea complicada. De hecho, siguiendo los siguientes tips/pasos podrás prestar atención si estás ante uno. Lo mejor que puedes hacer, en caso de cumplir con la mayoría o todos los aspectos, denunciar ese servicio estafador o bien llamar la atención de la comunidad:

    1. Conoce cuáles son las condiciones y si benefician más al prestamista que a sus clientes

    En primera instancia, lo normal es que los préstamos presenten una ventaja atractiva tanto para captar gran parte de los clientes, básicamente es un ganar-ganar.

    Sin embargo, hay entidades donde en su primer préstamo, no hay intereses para captar clientes, por lo cual, no asegura un buen servicio. Por esta razón, comprueba mismamente, los puntos que se presentan a continuación. 

    1. Si el “prestamista” por internet te pide por adelantado, toma previsiones

    Cuando solicitas un crédito legal, recibes dinero (casi siempre con intereses), y tienes disponibilidad de devolverlo después. Si eres tú quien debe dar primeramente una determinada cantidad al prestamista, no cumple con ninguna función.

    Así que si acudes a un servicio de prestamistas, y se encuentra esta exigencia, descarta por completo esa opción. Mismamente, debes tomar previsiones y sospechar si por lo demás no te exigen casi ningún otro requisito.

    1. Si el contenido del préstamo no es fácil de leer, entonces debes desconfiar

    Si las condiciones del préstamo, son complicadas de leer tanto como entender, por algún motivo u otro, no te fíes y no continúes con ese servicio, en cambio, busca otras. 

    1. Otra posible pista es la falta de atención al cliente

    Si el contacto de la empresa es inexistente o por algún motivo presenta unas fallas técnicas sospechosas para la solución de dudas o el trato no es el debido, es posible que estés ante un falso prestamista. 

    En este caso, es prudente conocer el tiempo de espera al llamar por teléfono, si te atienden bien, resuelven tus dudas o te ofrecen información completa. 

    1. Verifica que su página web sea segura

    Si cuando entras a la página web del servicio de préstamos, la URL empieza por http y no por https, o no aparece ninguno de elementos pero se incluye “No seguro” al principio de la dirección, son motivos más que razonables para desconfiar.

    Es decir, que el hecho de no contar con estos (y otros) elementos, no cuentan con el protocolo para el intercambio seguro de datos en la página, y un prestamista serio jamás descuidaba dicho aspecto, por los riesgos que implica para el cliente.

    Ten especial cuidado con ello, ya que pueden adquirir tus datos bancarios para robarte dinero (al margen del que te pidan que les adelantes, en su caso, no debe hacerse como hemos detallado anteriormente). 

    1. Contrasta lo visto en su servicio con las opiniones de otros clientes

    En las redes sociales y los foros de internet, puedes buscar el nombre de la empresa para saber si la empresa cuenta con una lista moderada de clientes satisfechos. De no tenerlos, conoce las causas por la cual no prefirieron ese servicio, contrastando con sus opiniones. 

    También hay otras opciones que te permiten obtener información acerca del prestamista, tales como los comparadores de préstamos. 

    1. Verifica si el prestamista es un particular o procedente de una empresa

    No deberías pedir dinero a ningún prestamista “particular” a excepción de que sea un familiar o un amigo cercano. 

    Puedes enfrentarte con problemas muy graves, tales como que te soliciten posteriormente el pago de unos “intereses” que no puedes satisfacer, o que te extorsionen para que devuelvas el dinero antes de que puedas hacerlo. 

    1. Consulta los servicios presentados en una asociación de usuarios

    En este tipo de entidades, suelen guardar la mejor información sobre aquellas empresas de préstamo que muestran fiabilidad. 

    Por esta razón, si a pesar de todas las pistas anteriores tienes dudas, lo mejor que puedes hacer es consultar con las mismas cuáles son los mejores negocios en los que pedir dinero. 

    Por otro lado, debes tomar en cuenta que los préstamos legales pueden ser una buena vía para conseguir dinero puntualmente, las Comunidades Autónomas a veces también ofrecen ayudas de carácter urgente a personas que se encuentran en una situación financiera complicada. 

    ¿Qué hacer cuando eres estafado por prestamistas falsos por internet?

    Una vez y se sospecha que se ha sido víctima de una estafa por parte de un falso prestamista, hay varias acciones que puedes realizar:

    • Denunciar ante la Policía Nacional o Guardia Civil sobre esta estafa, con sus respectivos detalles y toda evidencia necesaria.
    • Poner los hechos en conocimiento de la Oficina de Seguridad del Internauta (OFI), para que este organismo sepa de la existencia de esta u otras páginas web. 
    • Hablar con tu banco, para que si es posible cancelar el pago, y de esta manera, recuperar tu dinero. 

    Como has podido comprobar, identificar un préstamo falso en Internet, no es nada difícil, pero tampoco te lo tomes a la ligera. Por este motivo, es recomendable que, a pesar de pasar por un apuro económico grave, te asegures de contratar a un empresa legal. 

    ¿Cómo te pueden estafar con un préstamo?

    El modus operandi de los estafadores consiste en ofrecer, por medio de las redes sociales, préstamos atractivos y sin requisitos; y después, para requerir el pago de la deuda, recurren a la intimidación o extorsión de los deudores, así como el cobro de intereses excesivos.

    ¿Cómo saber si me quieren estafar con un préstamo?

    Que no te estafen: 5 señales por las que un prestamista no es de fiar
    Presentación. La forma de anunciarse.
    Condiciones. El préstamo es una verdadera ganga.
    Anticipo. Pedirán pagar por adelantado.
    Perfil. No les importa la solvencia.
    Crédito. No ofrece un contrato con las condiciones.

    ¿Cómo detectar un préstamo falso?

    El Modus operandi de las empresas falsas usualmente es el siguiente: Utilizan información como razón social, direcciones, teléfonos e imagen corporativa (logotipos) de las Entidades Financieras debidamente registradas y supervisadas, para hacerse pasar por ellas.